Gracias

Gracias

viernes, 26 de septiembre de 2014

Cómo Amarse a Uno Mismo. Por Elien Ortega

De su hermoso libro Reflexiones:


Desde todos los tiempos siempre nos han indicado que debemos amarnos, que debemos sentir amor, que debemos ser amor. Pero, ¿qué es el amor? ¿Cómo puedo amarme? ¿Cómo puedo ser amor si no tengo referencia de qué es el amor?
El amor es disfrutar a cada instante, cada acción que haces, el amor es disfrutar de los árboles, del viento, del cielo, del sol o de la lluvia.
El amor es disfrutar del servicio, de la tristeza, de la sonrisa, de la alegría, de la enfermedad, del dolor, de la agonía. El amor es disfrutar de la lluvia, de una mañana gris o de una mañana

despejada. Es disfrutar de los ojos de cada persona que miras. Es sentirse vivo a cada instante en pleno agradecimiento. El amor no supone
sacrificio, ni dolor, ni agonía, es como el agua.
¿Cómo amarse? Aceptándose, no juzgándose, evitando los prejuicios, no criticándose.
¿Cómo amarse? Observando la belleza de tus formas como ser humano.
Y sintiendo la naturaleza perfecta de tu ser, en cada parte de tu cuerpo, en tu rostro, en tus manos... Por eso hoy os recomiendo que cada día al despertarse observéis vuestras manos, vuestros brazos, aquellos que aún los tienen, vuestra piernas, vuestro pelo, aquellos que aún gozan de él, y sentir la belleza de la perfección dando gracias a la existencia. Aceptando cada trozo de piel, tal vez así puedas empezar a amarte.
Puedes empezar cuando quieras, porque el amor siempre va a estar allí, no importa si no has empezando a amarte, el amor vive dentro de ti, allí al lado de la felicidad, junto a la paz, en el centro de tu corazón. Con los ojitos bien abiertos, esperando a que le aceptes y le dejes fluir.
Por eso puedes empezar con un ejercicio sencillo cada mañana, con solo agradecer tu existencia al mirarte al espejo puedes decir: Me amo, me acepto y me libero. Poner tu mano en el corazón, inhalar profundamente y sentir tu corazón allí donde reside el amor y la felicidad, junto a la paz, y decir me amo, me acepto y me libero.
Me amo, me acepto y me libero.
Sentir allí adentro de tu corazón, me amo, me acepto y me libero. Empezar por allí amándote a ti mismos, tu existencia, tu perfección, tu piel, tus gestos. Amando aquello que te gusta de ti y aquello que menos te gusta, porque también allí reside el amor.
Por allí puedes empezar a amarte, el camino es cada vez más sencillo.
De esta manera caminarás dentro de ti en busca de la aceptación, descubrirás que dentro de ti siempre estuvo la paz, el amor, la felicidad; descubrirás que dentro de ti se encuentra tu maestro interior.


Elien Ortega