Gracias

Gracias

miércoles, 27 de junio de 2012

¿Qué cultivas, conflicto o evolución?. Por Isha


Día a día, ¿cuántos pequeños o grandes conflictos iniciamos, alimentamos, en cuántos nos involucramos? Peleas, discusiones, intercambio de puntos de vista que se transforman en una competencia por ver quién tiene la razón.

Por Isha

Lo vemos en la calle, en los medios de transporte, en las escuelas, en los sindicatos, en el hogar, pero fundamentalmente lo vemos constantemente a través de los medios de comunicación, y es un modelo globalizado de relación humana.

Podríamos decir que esas son nuestras pequeñas guerras, nuestra contribución a la ausencia de paz y al estado global de discordia. Continuamente, en todo el mundo, vemos las diferencias, los pro y los contra, los conflictos sutiles, los obvios y los explosivos, como las guerras que se desatan y que en realidad, ni siquiera sabemos por qué.

En la diversidad de ideas y enfoques, tal vez a cada uno
le gustaría aplicar o probar algunas, tal vez otras no. Sea como sea, todas ellas tienen algo en común: son solo ideas.

Con tantas opiniones y perspectivas contrastantes y diferentes, el problema se inicia cuando comenzamos a utilizar estas ideologías para definir lo que nosotros somos. Cuando esto sucede, inmediatamente consideramos equivocado el punto de vista del otro.

¿Qué está creando esto? Separación, desacuerdo, conflicto. Esto lo podemos ver incluso entre los grupos espirituales, tal como sucede en cualquier otro grupo, ya sea político, social, musical, o lo que fuere: nuestro rechazo a lo que difiere de nuestras propias opiniones, preferencias, estilos y creencias, en última instancia, conduce a la discriminación y la intolerancia.

Algunas ideologías vibran en un nivel más consciente, pero si son insistentes - "tiene que ser así, sí o sí y nunca de otra manera" - se convierten en opresivas, una especie de fanatismo.

Cuando sientas esta presión, suelta, enfócate en tu interior y siente, quédate ahí hasta estar bien anclado en tu corazón, y verás que poniéndote en acción desde allí, sentirás el movimiento de la evolución, la integración de las diferencias, el punto central, el camino del medio, un fluir en paz, un expandir en unidad.

La próxima semana seguiremos compartiendo más para cultivar el camino de paz.