Gracias

Gracias

miércoles, 20 de abril de 2011

Aborto energético




Por Viví Cervera

Hace algunos días alguien me preguntó: ¿Estás a favor o en contra del aborto? Y le dije que este tema no me era posible tratarlo con una respuesta positiva o con otra negativa y que por lo tanto escribiría un artículo sobre el mismo en mi blog para explicarle  detenidamente. Desde mi punto de vista, antes de opinar debes conocer las tres realidades en las que te mueves respecto del aborto:






  La primera es que la vida apoyará todas las ideas que tengas respecto del
   aborto porque todo lo que piensas crea tu experiencia.
  La segunda es que hay 2 clases de aborto.
  La tercera es que todo aquello contra lo cual luches, tomará la fuerza
   suficiente como para doblegarte de una u otra manera hasta que aprendas a
   aceptarlo.
                
Si crees que el aborto es algo terrible porque consiste en el asesinato de un ser indefenso, entonces la vida te mostrará por medio de ciertas señales que tienes toda la razón.  Esto no es bueno, ni malo, sólo es un concepto. La vida está llena de ellos y yo jamás voy a discutir tus puntos de vista porque tal vez es perfecto que pases por estos periodos de rechazo hacia los actos que crees ajenos. Tampoco intento convencerte de algo porque tienes la capacidad de comprender que tanto lo que te agrada como lo que te ofende, se encuentra alojado en tu propio banco de datos y que estás en libertad de manejar estos datos a tu antojo, haciéndote responsable o no de lo que sientes. Mi tarea es bendecir mis memorias, mis recuerdos y mi experiencia, dentro de la cual estás tú.
Significado básico de aborto según Wikipedia: Es el fracaso por interrupción o malogramiento de un proceso o actividad. Léase bien: de un proceso o actividad. No se especifica cuál. Esto significa que hay por lo menos dos clases de aborto: físico y energético.
Aborto físico: Para este escrito es la interrupción voluntaria o involuntaria del embarazo.
Aborto energético: Para este escrito es la interrupción voluntaria o involuntaria de tu creatividad.
Los seres humanos nos movemos bajo la frecuencia que emiten las ideas enseñadas, la información almacenada, o el sistema de creencias adoptado. Para nosotros prevalece aun el concepto de pecado, la doctrina aprendida, el dogma implantado y la ideología que heredamos; pero todo esto no es más que la suma de varios bits en nuestra mente. Finalmente nuestro espíritu tiene un manejo propio de nuestra energía y se comporta de la forma que considera apropiada ante cualquier pérdida energética. Te explico:
Cuando una mujer tiene un aborto voluntario (o involuntario), sufre. Y el sufrimiento (cualquiera que sea) implica una fuga de energía que puede traer consecuencias a nivel físico o emocional. Sin embargo hay otro tipo de aborto que puede generar el mismo tipo de consecuencias y se trata de la expulsión incontrolada e inconsciente de energía, visible por medio de depresión, síntomas desagradables o enfermedades diversas.
Cuando comienza a crecer dentro de ti un bello proyecto de vida, cuando crees que la inspiración está contigo y te sientes capaz de desarrollar algo importante para ti (puede ser una relación, una familia, un negocio, un libro, un viaje o cualquier otra actividad que consideres tu bebé), pero resulta que por alguna razón todo esto se viene abajo y tu sueño se termina irremediablemente, entonces sientes que tu última oportunidad se ha ido y que has fracasado. Esta es la clase de experiencia que hace que tu cuerpo experimente una pérdida de energía exactamente igual al aborto físico de la mujer. Sientes que has perdido (y que ha muerto) tu creación, tu obra, tu oportunidad, tu bebé. El aborto energético es experimentado tanto por hombres como por mujeres y ocurre con mayor frecuencia que el aborto físico. De hecho una de las causas más comunes de infertilidad es el aborto energético.
Cuando una mujer llega a determinada edad y no ha podido concebir, existe la posibilidad de que ella o su pareja, tengan una gran fuga de energía  generada a través de periódicos abortos de esta índole. Los sucesos más dolorosos de la vida relacionados con la creatividad, sumados a la ignorancia en este sentido, favorecen que una mujer o un hombre no disponga de las herramientas necesarias para poder conocer el lenguaje que domina perfectamente el espíritu. Entonces en lugar de amar la experiencia vivida, se le rechaza y se le deja en un lugar en donde favorecerá la fuga energética hasta que su propia naturaleza lo considere pertinente. Como puedes observar, a tu espíritu no le interesa si apoyaste el nacimiento de un bebé o no, ni si firmaste en contra de eso que llamaste homicidio o no. A tu espíritu le interesa que no continúes abortando tu energía de otras formas, tal como te he explicado y que ames o bendigas lo que llega a tu vida aunque no estés de acuerdo, porque sólo así tendrás paz.
Cuando te resistes a lo que tus propios recuerdos te están mostrando a través de las actitudes de otras personas, cuando cuestionas, juzgas y condenas aquello que no puedes comprender, estás dejando que escape tu energía vital, esto hará que tu capacidad para funcionar al 100% se vea disminuida y esto sucede por una sencilla razón: Tú contienes en tu propia mente a quien cuestionas.
Una fuga de energía es como una llave abierta en cualquier parte del cuerpo por medio de la cual se está escapando la alegría, el placer, el amor, el poder, la fuerza, la paz. Mientras esta llave no se cierre sentirás en ti el peso de todo lo que consideras un error o de aquello que crees que jamás debió suceder. En este sentido la Inteligencia Universal es muy exacta y nos dejó la sagrada misión de honrarnos los unos a los otros aunque nos cueste trabajo hacerlo o aunque se nos vaya una vida aprendiéndolo, para eso vinimos aquí.
Después de saber esto, puedes comprender mejor lo que Jesús quiso decir con la frase: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.
Fuente bibliográfica: Anatomía del espíritu (Caroline Myss)