Gracias

Gracias

martes, 5 de octubre de 2010

Soltar el Temor



Ho’oponopono – Soltar el temor por Mabel Katz

En nuestra realidad están incluidos todos nuestros programas, memorias, creencias, apegos, emociones y expectativas. Lo hemos venido trayendo a través de los años. Hemos estado ciegos y sordos por millones de años. Estamos totalmente anestesiados buscando el amor, la aprobación y el aprecio en los lugares equivocados y de la gente equivocada. Buscamos éxito, poder y cosas materiales pensando que eso nos “hará felices”. Intentamos cambiar a la personas porque pensamos que si ellos cambian seremos felices. Constantemente desestimamos nuestro poder porque pensamos que nuestra felicidad depende de otras personas o circunstancias externas.


¡Detengan el mundo, me quiero bajar! ¿No sientes a veces como querer gritar esto? Ahora bien, estamos en el medio de la canción así que necesitamos bailar hasta que finalice. Podemos cambiar el baile y como debe finalizar si sólo soltamos. Es imperativo despertar y ver las cosas como realmente son. Debemos dejar de permitir que nuestra falsa realidad nos controle. Sé lo aterrador que es soltar todo lo que pensábamos que era real. Nuestro temor es inevitable cuando soltamos lo conocido y abrazamos lo desconocido

Lo hermoso que sucede cuando aprendemos el proceso de Ho´oponopono es que todo lo que estás buscando, lo que tu alma anhela, reside en lo desconocido. Por supuesto que sentirás temor al soltar la realidad como ya la conoces pero lo debes hacer de todas mmaneras. Sabe esto, si estás dispuesto a pedir ayuda la ayuda estará allí para ti. Todo lo que necesitas hacer es pedir porque tienes libre elección. El Universo no puede intervenir si no solicitas su ayuda. Cuando practicas Ho’oponopono lo que esencialmente estás haciendo es pedir ayuda. Tomas 100% de responsabilidad por tu realidad y le das permiso a Dios para que te tome de la mano, te guíe y te proteja. No estás solo. Pide y recibirás.

Permanece dispuesto a observar el temor, sabiendo que no eres ese temor. Estas por encima de él. Haciendo esto el temor se disolverá y desaparecerá. Tan pronto como el temor se va la inspiración vendrá y te regresará al paraíso ¡aunque sea solo por un segundo! Y cuando la próxima memoria de duda o temor aparece continua soltando, momento a momento. Cuando se presente el temor hazme un favor: Respira. Lo primero que hacemos cuando el temor aparece es dejar de respirar, sólo este pequeño paso te servirá de mucho para soltarlo.

Piénsalo, tienes la posibilidad de ver al universo como Dios lo ve, sin temor. Es como verlo por primera vez, como un recién nacido. Es otra oportunidad para empezar de nuevo. La felicidad que estás buscando está detrás de cada “gracias“ y cada “te amo”. Continúa diciéndoselo a tu temor, duda, opiniones y juicios antes de soltarlos. Agradece al temor cada vez que aparece por darte otra oportunidad para soltar. Es como la alarma de un reloj diciéndote que es hora de levantarte, hacer algo de forma diferente o quizá es momento de moverte, de actuar. El temor es algo que creamos en nuestras mentes y nuestra creencia en el mismo le da poder. Tan pronto como somos conscientes de esta verdad, el temor se desvanece.

Posted by Mabel Katz on September 30, 2010