Gracias

Gracias

martes, 1 de mayo de 2018

Respirar y dar las gracias. Por P'taah



Interlocutora: Me gustaría preguntarte sobre mi relación con mi madre. Ya no está con nosotros, pero no fue una buena relación especialmente en sus últimos años. Siento que sería un gran paso hacia adelante para mí si pudiera procesar y sanar eso, pero no estoy segura de cómo hacerlo. Estoy segura que hubo mucho de “voy a estar bien y no voy a dejar que ella gane.” Y todas esas cosas que sé que sigo cargando conmigo y que sería un gran alivio dejarlas ir.

P’taah: Querida, tu madre tenía mucho miedo. Sin embargo
lo que envuelve ese miedo que creó comportamientos que fueron hirientes, lo que envuelve eso es el amor. Y en vida, tu madre hizo las cosas de la única manera que sabía, de la misma manera que con tu hija lo haces de la única manera que sabes.

Interlocutora: Cierto.

P’taah: ¿Entonces en esto a qué te puedes aferrar? ¿Que tu madre no te amó?

Interlocutora: Sé que lo hizo. Supongo que mi pregunta es, ya que ella ha muerto, ¿sigue ella en un lugar diferente o sigue ella...? Espero que no siga siendo la mujer temerosa que fue.

P’taah: No, una vez que ella se adentró en esa otra realidad y pudo ver a su familia, no sólo a sus niños sino su propia familia, una vez pudo verlos sin las historias, o ciertamente en el pleno conocimiento de la historia y no sólo según su propia versión, el miedo se desprendió porque las historias son simplemente eso, historias. Y más allá de las historias está el amor.
Y es lo mismo para ti, para tu vida y en tu contemplación de tu madre y la relación que tuvisteis y en la historia de que tenías que ganar, tenías que tener la razón,
probar que ella se equivocaba y tener que probar que eres exitosa. Que eres digna.

Interlocutora: ¡Si!

P’taah: Todo eso es una historia y cuando puedes dar un paso atrás fuera de la historia y ver el regalo... ¿cuál es el regalo de esa relación para ti? o ¿cómo ha sido en tu vida?

Interlocutora: El gran regalo es que tuve que pasar por todas estas cosas por las que pasé, para ser quien soy hoy. Si hubiera sido diferente, no hubiera experimentado o aprendido lo que he aprendido. No apreciaría relaciones que son amorosas y abiertas, tanto como si las hubiera tenido desde el principio. Las hubiera dado por hecho. Ahora son un gran regalo.

P’taah: Ciertamente. También querida se trata de tu sentido de autoestima y de logro, porque siempre fue una idea el tener que probarte a ti misma, así que luchas muy duro para ser digna y luego descubrir que lo eres.

Interlocutora: Si.

P’taah: Bien, cuando puedes apartarte de las historias, entonces permites al amor ser simplemente lo que realmente es, y tener compasión por el miedo en vez de enjuiciarlo. No vale la pena quedarse atrapado en la historia, y madre estaría muy feliz si pudieras perdonar, en cierto modo, su historia.
Interlocutora: Si, si. Eso haré. De hecho me ha sucedido algo milagroso las últimas dos semanas. Hice un acuerdo con migo misma de permitirle al Universo que me apoye, y dejar de intentar tan duramente para hacer que las cosas funcionen. Desde ese momento la vida ha sido tan mágica que es increíble. Y sigo intentando, bueno no estoy intentando sino que me recuerdo la promesa que me hice, porque estoy segura que habrá momentos de caída, pero no quiero volver a
aquel miedo terrible y a intentar duramente para que salgan las cosas. Es mucho más divertido simplemente jugar.

P’taah: Ciertamente así es. En cierto modo, surfear las olas de la existencia, estar en esa libertad.

Interlocutora: ¡Y funciona! Quiero decir que fue alucinante para mi, primero que nada, el tener a una persona que me demostrara como podría funcionar, y yo así como diciendo: ¡Si, claro! Y luego estoy allí sentada con mi boca abierta mientras él lo hizo. Bueno no es que lo hiciera, sino que simplemente dio un paso atrás y todo sucedió. Ahora lo he estado haciendo así y ha sido increíble, increíble.

P’taah: ¡Claro!
Interlocutora: He estado jugando con el arte durante un tiempo y he decidido hacer una fiesta de arte. No fue una exposición, sino que fue simplemente una fiesta de arte y cerca de 70 personas vinieron y vendí 8 pinturas. A ver, no creo que pueda soportar tanto éxito así que sigo recordándome respirar y simplemente dar las gracias.

P’taah: Y eso es todo lo que hace falta. Respira y da las gracias.
Jani King /P'taah
www.Ptaah.es