Gracias

Gracias

sábado, 21 de octubre de 2017

La clase de paz que perdura. Por Kai y Jesús



La Gran Madre Gaia está creando un gran impulso de transformación y es momento de que la Humanidad asuma la responsabilidad sobre el mismo, creando el espacio para el entendimiento y la compasión, en lugar de continuar en lucha y separación.
Todo cuanto está ocurriendo forma parte del proceso planetario y es necesario comprenderlo para lograr asumir el lugar que a cada uno le corresponde. No es momento para mirar los acontecimientos planetarios desde el miedo o el sentimiento de victimización y enojo. Es momento de madurar y asumir la responsabilidad sobre los cambios que se han de manifestar.
No pueden seguir culpando
a los gobernantes que experimentan con armas, creyendo que solo ellos generan efectos tóxicos sobre la Tierra. Mientras que en lo cotidiano ustedes se encuentran en conflicto consigo mismos y con los demás, viviendo desde la crítica, el juicio, el miedo y la envidia. Los pensamientos y sentimientos humanos pueden ser tan tóxicos y destructivos como un arma nuclear. De manera que es necesario traspasar la perspectiva de víctimas y victimarios, asumiendo la responsabilidad sobre los acontecimientos planetarios que están sucediendo en el ahora.
Transfórmate a ti mismo y sana tu propia toxicidad, en lugar de que querer transformar la consciencia de los demás. La soberbia humana pretende siempre querer cambiar al de a lado, al que consideras que te perjudica, porque ello no implica mirarse a sí mismo y cambiar. Culpar a los demás siempre va a ser más sencillo. Creer que son los demás quienes te causan daño en lugar de darte cuenta de que tú también causas daño. Si deseas un cambio en tu vida, primero eres tu quien debe cambiar.
Viven permanentemente en estado de guerra y no se dan cuenta de ello, porque ese estado es un sistema de creencias al que la Humanidad se ha habituado. El vivir desde la separación es vivir permanentemente en carencia de compasión, lo cual se ve reflejado en su realidad. Pues en cuanto ocurre algo siempre buscan encontrar un culpable, en lugar de asumir la responsabilidad sobre la realidad inmediata y sobre los efectos que la misma está produciendo en su interior.
Vivir en la conciencia de victimización es vivir desde la separación. Es vivir colocando en los demás el poder que deberías asumir en ti mismo. No son víctimas de sus gobernantes, porque ellos son un reflejo de lo que son como colectivo. Como individuos no son víctimas de los demás, porque ellos son un reflejo de lo que eres como individuo. Cuando alguien te ofende o te lastima, solo está reflejándote aquellos miedos e inseguridades que tienes ocultas. En otros casos alguien que te lastima viene a sacudir tu realidad como un terremoto, para movilizarte hasta el punto de transformación, al cual por ti mismo no podrías llegar. Pues todo cuanto sucede es un acuerdo entre Almas; por lo mismo es necesario dejarse de victimizar y aprender, asumir el poder desde el interior y trascender el dolor para convertirlo en fuerza, alimentando el impulso de transformación.
Todo cuanto está ocurriendo en el Planeta tiene un principio y un fin. Todo tiene un propósito y es necesario comprenderlo para poder asumir la responsabilidad que les corresponde como individuos. Vamos a repasar los distintos incisos del proceso planetario.
  • La Tierra ingresó ya a la Banda de Fotones y por sí misma la Luz está produciendo despertar y transformación para la Humanidad.
  • Este es un momento evolutivo como han existido muchos otros, en distintas eras de la vida sobre el Planeta. La diferencia es que en esta ocasión la Tierra está poblada por miles de billones de seres humanos y cada uno de ellos tiene una consciencia capaz de crear su realidad, con lo cual, lo que se debería de vivir como un proceso natural de transición, se está viviendo desde el miedo y el caos generando resistencia a la transformación misma.
  • Este proceso natural de la Tierra implica a todas las capas de la consciencia Planetaria: física, energética y espiritual. La Tierra está abriendo las puertas hacia las dimensiones superiores, lo cual genera efectos en la consciencia y en lo físico.
El caos que se vive afuera es un reflejo del caos que la consciencia humana tiene dentro. Por ello antes de dar una opinión y asumir una postura sobre lo que está sucediendo en la sociedad y en el mundo, primero mira que está sucediendo dentro tuyo. Obsérvate, siéntete. ¿Qué te moviliza? ¿Qué emociones se te despiertan ante los hechos planetarios y colectivos? ¿Buscas culpables? ¿Crees qué hay alguien o algo a quien se debe vencer para alcanzar equilibrio o paz?
Los desastres naturales te orillarán a victimizar a las personas, mientras que los conflictos sociales te van a orillar a elegir un bando en todos los casos.
Sin embargo, la Tierra no necesita más separación. La Tierra no necesita que la Humanidad continúe viviendo en conflicto los unos con los otros. De manera que vigila tu consciencia y atrévete a ir más allá de la dualidad.
Lo que va a crear el cambio planetario es la trascendencia de la separación. Por lo tanto, la Humanidad necesita que se despierten más mediadores, personas que vean más allá de la dualidad y del juicio. Personas que vean más allá de la postura de víctima y victimario.
La Paz se va a crear cuando las partes en conflicto encuentren el punto de equilibrio en el que todos puedan coexistir. Esa es la clase de Paz que perdura. Pues hasta ahora la Humanidad ha pretendido crear paz eligiendo un bando ganador, creyendo que uno tiene la razón y el otro no, acallando las voces que piden ser escuchadas. Nadie tiene la razón absoluta, cada ser tiene su parte de razón y no es más válida una postura que otra. La Humanidad necesita crear espacio para que cada Ser pueda ser escuchado. Que cada Ser pueda vivir su verdad y no ser juzgado por ella. Y así como en la realidad colectiva hay conflictos sociales, en la realidad personal hay conflictos internos que necesitan resolución. La Paz planetaria se alcanzará en medida de que los seres humanos alcancen la Paz en su interior. Pues recuerden ustedes son los observadores y creadores de la realidad en la que habitan. Por lo tanto, es su responsabilidad.
Sin embargo, si en tu propio fractal individual de la realidad vives en conflicto constante contigo mismo y con quienes te rodean, ¿Como puedes esperar que surja paz en el planeta? Si cada ser humano vive en constante conflicto interior. Si constantemente buscan convencer a los demás de su verdad, en lugar de vivirla a pleno y ser felices con lo que son. Para crear la Paz en el mundo primero habrá que crearla en su interior.
El reciente terremoto acontecido en La Ciudad de México les demostró que juntos pueden hacer mucho más que separados. Pero ¿Porque esperar hasta que algo de esa magnitud ocurra? Este es el momento propicio para crear un cambio. Cada uno en su propia consciencia y en su realidad individual.
Es necesario llegar al punto de equilibrio interior en el cual tu propia dualidad pueda ser trascendida. Tu ego y tu espíritu. Tu Luz y tu oscuridad. Tú femenino y tú masculino. Crear la Unidad desde el interior de tu propio ser y trascender el miedo. La Humanidad entera está siendo llamada a la evolución. La Luz misma que fluye desde el centro mismo de la Galaxia a través de los entramados planetarios continúa movilizando a la consciencia y es momento de accionar desde el Amor, entendimiento y compasión. Respetarse a sí mismo y respetar a tu prójimo. Darse la mano y aprender juntos, abriendo las puertas de la consciencia hacia la expansión.
En infinito Amor desde el espacio donde todo es Uno, Jesús.