Gracias

Gracias

martes, 30 de junio de 2015

Alineando el juicio III. Por P'taah (Junio 2015)


Interlocutor: P’taah, cuando alineo el juicio, de pronto me siento libre. Quiero decir que me libera para así continuar con mi vida. Es un sentimiento maravilloso.

P’taah: ¡Claro! Les sitúa en su centro de poder, donde pueden tomar elecciones increíblemente creativas.

Interlocutor: ¡Eso es! El sentimiento es maravilloso.

P’taah: Así es y ese es su verdadero estado. ¿Entienden? Se trata de que estén centrados en la base de su poder de manera que el intelecto se ocupe principalmente en cómo satisfacer los deseos del corazón, y no en ejecutar el programa que impide que afronten sus miedos y creencias. Todos ustedes se han pasado la vida huyendo.

Interlocutor: Funciona como una gran barrera.

P’taah: Así es y además les mantiene separados unos de otros.

Interlocutor: Si, ¡es muy agotador!

P’taah: Cierto. Lo que está sucediendo es que se están aburriendo de
seguir jugando el mismo juego anticuado una y otra vez. Quieren lo mejor y desean intensamente esa transformación.

Interlocutor: ¡Exacto! Has dado en el clavo.

P’taah: Cierto y así me gusta hacerlo.
(Risas)

Interlocutor: Cuando todo parece estar bien, ¿en qué forma podemos hacer que surjan los miedos más profundos o rabias, para poderlos abrazar?

P’taah: Bien, simplemente crearán situaciones que hagan que surja el sentimiento. Ahora bien queridos, no tienen que ser situaciones importantes ni dramáticas. No tienen que ser circunstancias nefastas. Pueden declarar que desean en verdad expandirse, llegar a permitir y abrazar esos temas que les mantienen estancados. Y pueden declarar que desean que suceda con suavidad.

Interlocutor: ¿Sólo hay que declararlo en voz alta?

P’taah: ¡Eso es!, desde el Dios/Diosa de ustedes digan: “Desde el Dios/Diosa de mi ser deseo que aquello que no esté alineado surja tranquilamente de manera que pueda expandirme sin circunstancias alarmantes, ni dolor, ni angustia”.

Interlocutor: Ok. Gracias. A algunos de nosotros nos gusta que esto suceda de manera dramática.

P’taah: Así es, de lo contrario no recrearían estas situaciones en este plano encarnación tras encarnación. Para ustedes esto es como un gran teatro.

Interlocutor: ¿Es más efectivo verbalizarlo o también se puede pensar nada más?

P’taah: Bueno claro que también sólo lo pueden pensar, pero algunas veces les ayuda que oigan su voz anunciando en alto al universo sus intenciones y deseos.
Ya les hemos dicho que un buen lugar para hacer esto es cuando se estén bañando, porque en ese momento se sienten cálidos y cómodos, y además el agua es un gran amplificador. Este es un maravilloso lugar para que declaren sus deseos, intenciones y expectativas para el día que tienen por delante.
Pero ya saben que únicamente se trata de permitir en el momento. No se trata de que deban cruzar grandes montañas de un solo salto.

Interlocutor: Ok.

P’taah: A veces llega a ser abrumador cuando viven en el futuro. Igualmente cuando viven en el pasado arrastran con ustedes todo el viejo equipaje y sin lugar a dudas eso no les sirve para nada.

Cada vez que estén enfocados en lo que hay en el momento presente, estarán permitiendo el fluir. Al estar presentes en el ahora y especialmente cuando están haciendo aquello que hace
que su corazón cante lleno de entusiasmo, es cuando las ideas y la creatividad surgen permitiendo un conocimiento mayor. Están creando un espacio al enfocarse en el ahora en el que permiten que brote el gran conocimiento. ¿Lo ven? Mejor así que tener que luchar y trabajar.

Les voy a decir algo sobre aquello que es el trabajo. Hay grandes prejuicios acerca de la palabra trabajo. Todo está en la percepción. Cuando durante el día estén haciendo aquello que hace que su corazón cante entonces no es trabajo. Hay civilizaciones en su plano que hasta el día de hoy no tienen una palabra equivalente para “trabajo”. Es algo más bien de esta sociedad, de su ética laboral.

Gran parte del auto-enjuiciamiento está ligado al tema del trabajo. “Si no trabajo entonces parecerá que no soy digno. Si no trabajo duro no ganaré dinero. Si no trabajo duro no podré disfrutar el fruto de mi labor. Si no lucho para iluminarme obviamente no lo voy a lograr, ni aún mereciéndolo”. ¿Se dan cuenta?
Así que tienen muchos prejuicios sobre el trabajo y les diríamos que les beneficiaría enormemente si eliminaran la palabra “trabajo” de su vocabulario. Sea lo que sea que hagan cada día, si cambiaran su percepción sobre ello entonces obtendrían mucho más placer.

Y como saben queridos ya hemos hablado sobre el lugar de trabajo. Al cambiar la percepción se cambia la realidad. Y aunque ciertamente están deseosos de cambiar su estilo de vida “y nosotros estamos profundamente entusiasmados con eso” les decimos, y esto es muy importante para todos ustedes, que hagan lo que hagan en ese momento observen cómo lo perciben y lo que están creyendo. Porque la mayor parte del nivel de estrés involucrado en el trabajo, se debe únicamente a sus creencias y percepciones. Cuando lo cambian aquí “señalándose el corazón” lo cambian allí fuera. Esto es igual de válido para las personas que trabajan con ustedes.

Hay muchos de ustedes que van al trabajo cada día con gran pesar y tienen altercados o un mal ambiente con las personas con las que interactúan durante la jornada laboral. Cuando se den cuenta de que lo han creado todo y cambien sus creencias, percepciones y juicios sobre la situación, entonces ésta cambiará automáticamente.

Interlocutor: Esa es toda una clave, porque cuando asumo la responsabilidad veo mi rol en la situación. ¿Cómo entonces podría ser una víctima?

P’taah: Eso es.

Interlocutor: Y realmente es algo tan básico. Asumir la responsabilidad de todo lo que sea que esté creando en mi vida. Sea la que sea la condición en la que me encuentre.

P’taah: Así es.

Interlocutor: Es emocionante, gracias P’taah

Jani King /P'taah

www.Ptaah.es