Gracias

Gracias

viernes, 6 de marzo de 2015

Escucha tu cuerpo. Mensaje de P'taah

Interlocutora: Me gustaría hablar sobre las adicciones. Una de mis preocupaciones es comer demasiado y no quiero hacer otra dieta ni nada parecido. Sólo quiero llegar al punto en el que escucho a mi cuerpo y cómo se siente y hacer lo necesario, cuidarlo y amarlo. Entonces de pronto aparece un montón de chocolate a mí alrededor.

P’taah: Querida, ya sabes, realmente tienes terror el chocolate.
(Risas)

P’taah: El chocolate es maravilloso en verdad. Cuando escuchas tu cuerpo, lo nutres, te diviertes con él, mueves el cuerpo, lo utilizas; entonces para ti se convierte en algo más importante que el sabor del chocolate, entonces la adicción desaparece. Así que la cuestión
es aquello en lo que te quieres enfocar.

No se trata de encontrar una dieta. Es más bien una cuestión de preguntarse dónde está el enfoque. ¿Está el enfoque realmente en el sentimiento de un cuerpo saludable que responde con alegría al baile, al juego y al movimiento? ¿Cómo te hace sentir, realmente, cuando estás activa? ¿Cómo te hace sentir cuando mimas y nutres el cuerpo? cuando realmente estás prestando atención a cómo se está sintiendo el cuerpo, cuando estás disfrutando con el cuerpo; entonces ese enfoque excluye el comer en exceso o la adicción al chocolate. Luego ya puedes disfrutar de la comida, disfrutar del chocolate, pero el tema ya no será el de comer demasiado. ¿Entiendes?

Interlocutora: Si ¿Esto se aplica…? o sea, claro que también sería válido, en cierta forma, para el alcohol, ¿No?

P’taah: Esto es válido para cualquier adicción. Cambias la adicción cuando otra cosa se convierte en algo más importante.

Interlocutora: Supongo que de lo que tengo miedo básicamente es de dejarlo ir, porque en cierta forma este ha sido un rasgo de mi personalidad. ¿Entiendes lo que quiero decir? Soy esta persona que ama comer, que es una gran cocinera, etc…

P’taah: Nada de eso debe cambiar, querida. Puedes seguir siendo una gran cocinera. Puedes seguir siendo alguien a quien definitivamente le gusta la comida, que come con mucho gusto. Puedes. Ese no es el cambio. El cambio simplemente es cómo se siente escuchar al cuerpo, estar en el disfrute del cuerpo. Y allí donde esté el enfoque... todo lo demás se alinea con él

Interlocutora: Lo que me parece interesante es que por ejemplo cuando dejé de fumar. Cuando descubrí por qué había empezado a fumar entonces fue cuando lo pude dejar. Lo hice porque en cierta forma me dio una nueva máscara, como la de ser mayor. Comencé a fumar cuando tenía 14 años…

P’taah: La mayoría de ustedes comenzaron a fumar para sentirse mayores.

Interlocutora: Si, y me di cuenta cuando quise dejar de fumar que no podía porque no quería regresar a ser esa niña tonta de 14 años que creía que yo era. Una vez que estuve preparada para ver lo que había oculto, entonces pude dejarlo.

P’taah: Se podría decir que el tema de la comida y la adicción también están relacionados con un intento por consolarse. Cuando puedas explorar otras maneras de consolarte, entonces el tema de la comida se convierte en otra cosa. Creas comidas maravillosas. Es una forma de arte ¿Verdad? Incluso el chocolate es en verdad fabuloso, pero no se trata de tomarlo para llenar ese vacío interior.

Y cuando escuchas al cuerpo y notas cuán feliz el cuerpo se encuentra cuando es escuchado, cuando estás respondiendo a aquello que es en cierta forma las necesidades del cuerpo, de moverse, de ser, de jugar, de tomar este tipo de comida o esa otra en este momento, o ninguna comida en otro momento, entonces esa es en verdad una hermosa forma de simbiosis. ¿No es así?

Interlocutora: Si, es verdad.

P’taah: Cuando se trata de llenar el vacío interior, el cuerpo se deja completamente de lado. No escuchan al cuerpo en absoluto. Están respondiendo a una necesidad emocional. De la misma forma que al poner un cigarrillo en la boca, a parte de la adicción física, era para satisfacer la necesidad de sentirse mayor, de ser percibido como que uno encaja, por así decirlo.

Interlocutora: ¿Entonces esto sería como si la comida al hacerme más grande la uso para sentirme… grande y fuerte?

P’taah: En cierta forma, pero no olvides lo de usar la comida para reconfortarte.

Interlocutora: Si, sé que es algo que hago cuando no me siento tan bien. Eso es cierto.
Y en muchas familias la comida es usada como una recompensa o un castigo, o para muchas otras cosas. Así que se ha convertido en algo mucho más allá del simple hecho de nutrir nuestros cuerpos y por el disfrute del sabor.

P’taah: Ciertamente, así es. Así que cuando sea un problema para ti, te convendría parar y ver este concepto de qué es la comida. Y bueno, comer para consolarse también está bien. Eso está muy bien, pero simplemente hay que ser consciente del por qué. Y cuando escuchas al cuerpo, luego la idea de la comida para consolarse no se convierte en el principal objetivo.
Cuando haya una adicción, entonces hay que detenerse porque hay algo que mirar. Cuando no haya ningún problema, entonces no hay ningún problema.

Jani King /P'taah
www.Ptaah.es