Gracias

Gracias

domingo, 23 de noviembre de 2014

Juicios y Proyección. Mensaje de P'taah


Interlocutora: P’taah, ¿Qué es lo mejor que podemos hacer por los demás para que la sanación se dé? 

P’taah: Amaros los unos a los otros. No hay nada más. Si cada uno de vosotros diera el amor que desearía para sí, entonces todos os ayudaríais entre sí. La verdad es que la sanación sólo puede suceder dentro de uno, pero se puede ayudar, estar ahí para nutrir y apoyar, se trata sólo de amar y de hacerlo en cualquier forma que sea apropiada para la situación. 

Interlocutora: ¿Te puedo hacer una pregunta sobre eso? 

P’taah: Claro. 

Interlocutora: Sé que tengo muchos juicios y también sé que amo a las personas. Pero a veces si la gente habla demasiado me molesta. Yo me digo a mí misma: “Esta bien este es un espejo en el cual ver porque tal vez yo hablo mucho”. Pero lo cierto es que no lo hago……
 

P’taah: Querida permítenos que interrumpamos por un momento. El reflejo está en las emociones que surgen y no en el resultado exterior de lo que está sucediendo afuera. 

Interlocutora: Si. 

P’taah: Así que ¿Cuál es la emoción que surge cuando la gente habla demasiado? 

Interlocutora: Me aburro, me frustro o pienso: “Que pesadilla. Están hablando demasiado. ¿Podrían dejar que otra persona hable?” Es un sentimiento de que es su ego el que está hablando. Que todo lo que estoy escuchando es un mecánico y egocentrista parloteo. 

P’taah: entonces el sentimiento es… 

Interlocutora: El sentimiento es frustración, creo. A ver, el sentimiento es: “realmente no deseo continuar, no quiero estar ahí. Ya basta”. 

P’taah: Bueno eso está bien. 

Interlocutora: Es un juicio. Es decir, los estoy juzgando. 

P’taah: Sabes querida, el juicio es cuando lo ves como algo equivocado. Uno puede decir: “Bueno, eso está bien. Podéis hacer lo que queráis pero ¿Sabéis?, estoy aburrida y no deseo estar aquí más tiempo.” 

Interlocutora: ¡Oh, eso es maravilloso! 

P’taah: ¿Lo ves? 

Interlocutora: Si ser auténtica con cómo me siento. 

P’taah: Todo el mundo tiene el derecho de decir lo que desea. Cuando piensas que no es correcto que digan lo que quieran, entonces eso es un juicio. Ese juicio viene de sentirse desempoderado. Pero se podría decir: “A ver, ¿Sabéis?, reconozco vuestro derecho de ser como queráis ser. Reconozco vuestro derecho de estar todo el día hablando si así lo deseáis, pero no es mi deseo tomar parte en eso.” 
Siempre se trata de una elección personal y no tiene porque tratarse de un juicio positivo o negativo. Pero cuando en verdad tienes una reacción negativa, entonces hay que ver de qué se trata. Muy a menudo es alguien que piensa que es más importante que tú. 

Interlocutora: Entonces pienso que no soy lo suficientemente importante o que debería ser más importante para ellos. 

P’taah: Así es. Incluso el sentimiento sutil de: “Yo sé más que tú, así que me gustaría que te callaras.” 

Interlocutora: (emocionada) Si, ¡P’taah eso es! ¡Eso es! Eso es muy bueno. Gracias. Ahora lo puedo ver más claramente. Gracias. 

P’taah: ¿Sabes querida?, ser el amor es también ser el amor para ti y reconocer verdaderamente aquello que temes, no importa cómo lo disfraces. No lo juzgues como malo o bueno. Si tus hijos fueran pequeños otra vez y los vieras reaccionar desde el miedo, no los reprenderías. Los abrazarías y luego les dirías: “Esta bien, querido. No hay nada que temer, eres profundamente amado.” ¿No lo crees? 

Interlocutora: Si, Si. 

P’taah: Así que ¿Por qué no hacéis eso con vosotros mismos? Con esas partes de ti que siguen siendo como una niña, la pequeña que sigue estando asustada. Eso es mostrar amor. Mientras te vuelves más adepta a hacerlo contigo, entonces te vuelves más y más adepta a hacerlo con otras personas. Reconoce también que eres un regalo para los demás. 

Interlocutor: Eso es hermoso. Más difícil de ver para uno mismo, creo; pero ciertamente es verdad. Gracias P’taah. Muchas gracias. 

P’taah: Mientras más y más te tratas con amor, más y más reconoces la verdad que eres, eso que juzgas como negativo también, al igual que aquello que juzgas como positivo, entonces creas más y más equilibrio. Entonces creas más y más salud. Sólo se requiere que vivas con atención. 
La costumbre no es sólo que piensas negativamente muy a menudo, sino también que no aceptas e intentas sacudirte aquellos aspectos sobre ti que no quieres reconocer realmente. Las cosas que sientes que tal vez son malas y crueles, que no son ejemplo de la Diosa o el Dios apunto de florecer. 
Cuando la verdad es que hasta que no lo puedas reconocer, aceptar y abrazar, no podrás florecer. Permanecerás por siempre siendo el botón de una flor y eso está bien, porque después de todo los capullos de las flores son perfectos. ¿Lo ves? ¿Tiene sentido para ti? 

Interlocutora: Si tiene mucho sentido. ¡P’taah, gracias, gracias, gracias, gracias! 

P’taah: Siempre es una alegría tan grande tener esta oportunidad de reflejaros, todo lo que os pueda ayudar en vuestra vida diaria para tener más diversión, más deleite y una alegría más intensa. Y recordaros que una de vuestras mayores misiones en esta vida es encontrar más y más maneras de expresar amor. 
Muy bien querida ¿Es suficiente por hoy? 

Interlocutora: Si es suficiente por hoy. El tiempo es perfecto como siempre. Gracias. 

P’taah: Así es querida. Con mucho amor os decimos: Namaste y recordaros que estáis eternamente acunados en el corazón que Yo Soy. Adios. 

Jani King /P'taah 

www.Ptaah.es