Gracias

Gracias

sábado, 25 de octubre de 2014

No puedo dejar de pensar en él. Por ISHA


Me preguntas si lo que sientes es amor cuando no puedes dejar de pensar en alguien, cuando te obsesionas. Yo a eso lo llamo adicción, o lo llamo simplemente hormonas, pero no lo llamo Amor
Cuando me dices: "¡no puedo dejar de pensar en él! ¡es lo único que existe para mí, tengo que tenerlo! ¡es mi vida! ¡mi todo!" pues...no, no, no lo llamo amor.  En la conciencia nada es así,  es solo un lugar en el que eres, un lugar de presencia, un lugar de silencio, un lugar en el que eres amor en todo, sin preguntas, pues tienes
todas las respuestas.  Y eso es para mí el amor.
Y si te cuestionas acerca de si estás apegado o no en una relación, es fácil.  Es fácil saberlo:  ¿cómo te sientes? ¿te sientes libre? ¿sientes que confías o sientes que tienes que controlar y que hay miedo a la pérdida o al abandono permanente? ¿cómo te sientes? ¿estás controlando? Si fuera así, es apego.  Si es lo opuesto, es amor.  Pero te puedo garantizar que es una mezcla de los dos, pues hasta que no te transformes tú totalmente en el amor incondicional en ti, estarás viendo afuera, en tus relaciones, la expresión del apego, del miedo que aún vibra en ti.
¿Entonces qué hacer?

 Pues ves el movimiento, esa necesidad que sientes, ese miedo y control, y en ese momento vas hacia adentro, sientes y encuentras ese lugar que teme en tí, ese lugar que necesita eso externo. Y lo sanas, entonces utilizas ese espejo para transformarte tú en más. No necesitas dejar a tu pareja, pero sí te tienes que sanar tú misma y sanar esos lugares en los que no confías, en que no puedes estar sola, que temes. Siente esos lugares y llénalos de amor.  Sana.  Encuentra en ti eso que buscas afuera, y cuando tienes en ti ese amor y lo compartes con alguien, sin miedo, sin esa necesidad que no te deja tranquila, es un amor que madura en dos personas que están completas en sí.  Un amor que se expande y crece en conciencia.  Sana, y crea el espacio para que ese amor  crezca en ti, y así lo podrás dar en abundancia.
Isha