Gracias

Gracias

viernes, 3 de octubre de 2014

Los 4 pasos. Mensaje de P'taah


Interlocutor: P’taah, has hablado muchas veces sobre la salud, pero en la vida real, en mi mundo, cuando algo pasa, necesito una ayuda más específica. 

Comenzaré con una pregunta que hizo alguien ya que es sobre una enfermedad en particular, pero mi pregunta realmente es ¿Cómo buscas las creencias detrás de la enfermedad? 

Esta persona dijo: He tenido cálculos biliares desde hace 6 o 7 años y me han causado mucho dolor. Es usual en mi familia y los doctores dicen que es genético. Aparentemente la única opción es la de retirar la vesícula biliar con cirugía. ¿Cuál es el significado de estos cálculos y qué relación tienen con mi familia? Alguien me dijo que las padecen personas que tienen pensamientos de venganza, lo cual es cierto en mi caso, ¿Cuál es la mejor forma de lidiar con ellas? 

P´taah: Muy bien. Esto es muy interesante porque uno de los milagros, es que el cuerpo manifestará la enfermedad en una forma que te permita ser un detective, te permitirá ver que parte del cuerpo representa y cómo se traduce en tus ideas sobre ti y tu realidad. Ahora bien, ¿Qué simboliza la vesícula y los cálculos biliares? Usualmente están relacionados
con ideas que incluyen el resentimiento, la injusticia, el no recibir lo que crees que deberías recibir y no quieres que otro lo tenga. 

No son sólo celos. Más bien es la idea de que alguien debería ser castigado porque tienen lo que te mereces. Podría ser la forma de ganarse la vida, bienestar económico, una relación personal. Así que hay este resentimiento con la idea de que si pudieras, castigarías a alguien. No sólo a alguien sino incluso al gobierno o la autoridad. 

Todo esto surge de la idea de creer que uno no tiene poder para tener lo que quieres. Así que cuando tienes esta idea se produce un sentimiento. A su vez esto viene de la creencia de “ser indigno de” porque si fueras merecedor, entonces aquello de lo que te sientes privado sería tuyo. También está la idea de que uno es incapaz de cambiar la situación. 

Así que estas ideas profundamente establecidas, producen una reacción emocional. Por esto es por lo que decimos, mira el sentimiento originado por la creencia. Repetiremos para aquellos que no lo han escuchado antes, cuáles son las 4 creencias básicas en las que basas las ideas que tienes sobre ti mismo y que luego se traduce en tu mundo. 

Estas 4 creencias son: 

1. No soy merecedor, no soy digno. 
2. No tengo poder de cambiarme, ni de cambiar nada. 
3. Amor es igual a dolor. Esto se puede traducir como “cada vez que amo a alguien me hiere” o “cada vez que amo a alguien, me abandona o muere.” Etc. 
4. Mi mundo no es un lugar seguro. Y por supuesto esto refuerza el sentimiento de impotencia. 

Así que estas son las 4 creencias básicas que engendran la manifestación física llamada enfermedad. 
Hay 4 llaves para transformar estos miedos y los sentimientos. 

La primera llave es que debes reconocer que creas tu propia realidad absolutamente, que no eres una víctima. Si reconoces que lo has creado entonces estás en un lugar de poder para crear el cambio. 

La segunda llave es que sólo puedes crear este cambio, esta transformación de los sentimientos, del miedo, en el momento presente. Esto es, los sentimientos que has tenido ayer no los tienes ahora. Sólo en el ahora puedes transformar la realidad. El ahora es el lugar de poder de la elección. Reconoce que no eres una víctima y que en este momento tienes una elección o bien hacer lo de siempre o detenerte y lidiar con lo que sea que se esté presentando. 

La tercera llave es que sólo puedes transformar estos sentimientos en el momento en el que lo estas teniendo, mientras vives el sentimiento por lo que no se trata de un concepto intelectual. Si lo pudieras cambiar con tu mente, con el intelecto, entonces lo habrías hecho ya porque nadie desea vivir con miedo ni con dolor. Todo esto es un trabajo energético, tus sentimientos y emociones son energía. Así que para cambiar la energía la debes de estar experimentando. 

La cuarta llave es que sólo lo puedes transformar abrazándolos, permitiéndolos, reconociéndolos y saber que está bien tener estos sentimientos, tener este dolor. Abrazar e integrar. La ley del universo establece que aquello a lo que te resistes persiste. Así que si cuando detectas miedo o dolor y luego inmediatamente lo rechazas o decides que no deseas lidiar con ello en el momento, ni quieres que nadie sepa lo que te está sucediendo. Entonces al seguir haciendo esto, tendrás más de lo mismo, y eso es lo que originalmente crea las enfermedades físicas. La integración es la clave aquí. 
Pero ¿Cómo puedes abrazar el sentimiento, el miedo, el dolor? Pues tenemos 4 llaves para hacer eso también.

Los cuatro pasos para transformar el miedo y el dolor. 

El primer paso es respirar. Esto es muy importante porque así como en la tierra es en el cielo, la respiración representa en la realidad física “la vida”, “la vida” en la realidad no física, o la vida en la realidad superior es “la Diosa/Dios”. Es la Fuente. Es esa indefinible Inteligencia Divina. De esta forma, la respiración representa la conexión con el Todo lo que Es. Así que respira. Normalmente cuando tienes miedo o dolor, detienes tu respiración. Esta se vuelve muy superficial y tú pareces como si te encerraras en el miedo o dolor y no permitieras la asistencia que surge de este lugar de no separación y total conexión con la Divinidad, El Todo lo que Es, o como lo quieras llamar. El primer paso es respirar. Respira en el sentimiento o respira en el dolor. Respira. 

El segundo paso es imaginar que hay un pequeño niño o niña que vive en ti y que siempre ha estado atemorizado, ya que este miedo no pertenece al adulto racional que sabe que “Soy una perfecta y Eterna Expresión de la fuente” ¿Lo ves? Este miedo y el dolor vienen desde el nacimiento, de tu primera infancia, de los primeros dramas y traumas de estar en este mundo. Entonces es esta porción de ti la que ha traído el dolor y el miedo y ciertamente lo ha traído en la edad adulta. Estas viejas creencias, estas creencias heredadas de la mitología familiar. 

Así que el segundo paso es visualizarte como niño, de entre 3 o 4 años, aunque no importa tanto la edad, puede ser mucho mayor. Lo primero es ver esta pequeña parte de ti que está en miedo y dolor, que está solitario, que se siente totalmente separado de todo, que está aterrado de esta soledad y tiene el corazón partido. Corazón partido. Ve a este pequeño de pie frente a ti o esta pequeña parte de ti que incluso puedes reconocer como un adulto que tiene miedo y dolor y automáticamente ve hacia él para reconocerlo, para diecirle: “Te veo.”

El tercer paso es abrazar a este pequeño, llamemos a este pequeño “El Miedo y el Dolor.” Esta pequeña parte de ti representa todo el miedo y el dolor que has experimentado nunca en todo tu vida, en todas tus vidas realmente. Así que extenderás los brazos y rodearás al pequeño. 

Y el cuarto paso consiste en decir: “Gracias por estar conmigo. Te amo absolutamente. Cuando estamos así somos uno. Estamos totalmente conectados con el Todo lo que Es y nunca te dejaré. Nunca te ignoraré. Nunca te apartaré. Estamos juntos y estamos en Casa.” Así que mientras abrazas el miedo y el dolor, a los que nos referimos como esta pequeña parte de ti, mientras os fundís, lo que estás haciendo es cambiando la frecuencia, cambiando la 
frecuencia del miedo y del dolor permitiéndolos en la plenitud, en la Unidad, en el amor, en el Todo lo Que Es. En la perfección, en el eterno Ahora, el Ser. 

Entonces los últimos 4 pasos son: primero respirar, luego visualizar el miedo y el dolor como una porción de ti o tú de pequeño, el tercero es abrazarlo y el cuarto es decir simplemente: “Gracias por el regalo que eres para mí. Te amo.” Este es el cómo se hace. 

Interlocutor: Lo interesante sobre eso que, y aquí es donde me atasco cada vez que lo explicas, nunca dices “me estoy deshaciendo de esta enfermedad.” Con lo que tú trabajas es con el dolor y el miedo y eso es lo que necesita ser atendido en primer lugar. 

P’taah: Sabes querido, también es muy importante que no veas la enfermedad como algo de lo que te tienes que deshacer sino como un regalo. Porque en cierto modo tienes una oportunidad de transformar viejas creencias y la reacción emocional de esas creencias, en el Ahora mientras surge la emoción. Cuando no lo reconoces, cuando no lo atiendes, el cuerpo lo comienza a manifestar de manera que puedas detenerte y verlo. 

Es tu pequeño diciendo: “¿Podrías por favor parar ahora y atender estos temas de manera que puedas continuar?” Si pudieras ver la enfermedad y decir: “gracias por esta oportunidad que has creado para que yo realmente comprenda estas viejas ideas y abrace la emoción que estas creencias crean, de manera de poder alinearme y que pueda estar en la alegría del equilibrio, que es la alegría de la vida.” 

Interlocutor: Muy bien. La persona que hizo la pregunta también quería saber si estaría bien eliminar la vesícula. 

P’taah: Sabes querido, todo es una elección. Simplemente no es necesario. 

Interlocutor: Así es, lo manifestaría de otra manera si esa fuera su elección. ¿Correcto? 

P’taah: ciertamente. 

Interlocutor: Exacto, Gracias. Eso ha sido hermoso. Te amo. 

P’taah: Igualmente querido.

Jani King /P'taah 

www.Ptaah.es