Gracias

Gracias

martes, 15 de julio de 2014

A los que quedan. Por Viví Cervera

Ilustr. Sarah-Jane Szikora
Amad@ lectora, lector:
Que siempre tengas cerca de ti, las palabras que te conforten y que te den paz en horas difíciles, en momentos de dolor. Que sientas la respuesta a tus plegarias. Que jamás te falte la llave que abre tu corazón al amor, la que te lleva a mundos llenos de sol. Que siempre sepas que la voz que te habla proviene de Dios.
Y así es.
He guardado este texto de San Agustín para ti:
“La muerte no es nada. No he hecho más que pasar al otro lado. Yo sigo siendo yo, tú sigues siendo tú. Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo.
Dame el nombre que siempre me diste. Háblame como siempre me hablaste. No emplees un tono distinto. No adoptes una expresión solemne y triste. Sigue riendo de lo que nos hacía reír juntos. Reza, sonríe, piensa en mí, reza conmigo.
Que mi nombre se pronuncie en casa como siempre lo fue, sin énfasis alguno, sin huella alguna de sombra.
La vida es lo que siempre fue: el hilo no se ha cortado.
¿Por qué habría yo de estar fuera de tus pensamientos? ¿Sólo porque esté fuera de tu vista? No estoy lejos, tan sólo a la vuelta del camino… ¿Lo ves?
Todo está bien… Volverás a encontrar mi corazón. Volverás a encontrar su ternura acendrada.
Enjuga tus lágrimas. Y no llores si me amas.”
— San Agustín.

Viví Cervera