Gracias

Gracias

sábado, 1 de marzo de 2014

Sólo es una historia. Por P'taah


Interlocutor: Voy a comenzar preguntando: ¿Por qué al encarnar en esta vida, querríamos jugar a un juego que se llama “me he olvidado de donde vengo”? 

P’taah: En cierta forma es para mantener la integridad de la experiencia. Cuando sabes que tienes muchísimas vidas todas sucediendo simultáneamente, y tienes el deseo de encarnar para tener esta experiencia tan vívida, llama la vida humana. Entonces en cierta forma escogerías mantener la integridad de la experiencia, bloqueando todo lo que no corresponde a la experiencia en sí. 
Interlocutor: Cuando escogemos tener esta experiencia, ¿No tomamos en cuenta
el hecho de que puede ser dolorosa o incómoda? ¿Lo único en lo que nos fijamos es en que sea intensa? 

P’taah: Así es. Porque la parte de ti más expandida sería como tu ahora leyendo un libro, que es muy triste y dirías: “oh que historia tan triste”. Sin embargo; esa historia sólo es una gota de la totalidad que conforma tu Ser. ¿Entiendes? 

Interlocutor: Entiendo. 

P’taah: Así que la parte más grande de ti entiende que no importa cuán intensa sea la experiencia, tanto si lo podrías llamar un cataclismo, o el momento más maravilloso de un periodo de tiempo particular de tu vida. La conclusión es que la parte más grande de ti sabe que eres eterno, sabe que eres perfecto, sabe que eres una extraordinaria extensión de la mente de la creación teniendo y creando momento a momento, estas experiencias llamadas la vida humana. También es importante saber que tienes otras encarnaciones que no son humanas, bueno no son exactamente encarnaciones, sino experiencias que no son humanas.

Así que en cierta forma la vida humana que estás experimentando ahora, es de una gran envergadura para tu presencia del ahora, pero al mismo tiempo sólo es una inspiración y una espiración para tu Yo Superior.

Interlocutor: Muy bien, entonces lo que dices me hace pensar que mientras más comprendemos quienes somos y mientras más nos amemos, menos sufrimiento padeceremos. Puede que hayan experiencias intensas, pero necesariamente no tienen porque ser lo que llamamos sufrimiento. 

P’taah: Correcto.

Interlocutor: Ok, así que el objetivo es estar más en unión con uno mismo. 

P’taah: Correcto. También diremos para esas personas que han experimentado lo que se llaman otras vidas, experiencias traumáticas que están afectando esta vida. Diremos que las vidas pasadas son sólo una historia, y la realidad es que con lo que tienes que lidiar y transformar, es cualquier cosa que esté ocurriendo en el ahora sin importar donde se hayan originado.

Claro que a veces puede ayudar usar la lógica con lo que está pasando. Pero la verdad es que todo es una historia, y con lo que tienes que lidiar y afortunadamente transformar, es el miedo de lo que llamas la mala experiencia, en amor, en reconocimiento e integración. De forma que cambies la frecuencia, que cambies la energía que rodea o está involucrada en cualquiera que se la experiencia. 

Interlocutor: Así que realmente no importa si lo que tú crees que es la historia es cierta o si es algo que te has inventado en algún nivel, no importa…. 

P’taah: No, no importa. Lo importante es que cualquiera que sea el sentimiento, ha de ser transformado del miedo al amor. Por supuesto que puedes crear una historia que haga que surjan sentimientos de gran alegría, diversión, amor, aceptación etc. Lo cierto es que de lo que se trata, tiene que ver con el sentimiento, no con la historia. 

Interlocutor: Es un buen momento para preguntar: ¿Hay algo realmente ahí afuera? P’taah: No… sólo aquí adentro. 

Interlocutor: Jajaja, Muy bien. La siguiente pregunta está relacionada con todo esto. ¿Cómo puedo yo aprender a no tener miedo? ¿Cómo se lo puedo enseñar a los demás? 

P’taah: Bueno, primero se trata de reconocer que el miedo no es tu enemigo. El miedo sólo es esa pequeña parte de ti que se ha olvidado la gran verdad: que eres una Perfecta y Eterna Expresión de la Fuente. Y de que no puedes morir, de que sois realmente seres eternos. Tu consciencia no cesa después de que tu cuerpo regrese a la tierra. Claro está que si no aceptaras esa verdad, entonces en verdad es una situación realmente incómoda. Se podría decir que el acto de fe es saber que realmente eres una consciencia eterna. 

Así que el miedo es esa pequeña parte de ti que no sabe la gran verdad. Si pudieras decir que el miedo es algo válido, y sólo es una parte muy pequeña de ti, entonces podrás tener compasión para ese miedo sin intentar deshacerte de ello, sino más bien abrazarlo como una muy pequeña parte de ti que no está muy cómoda.

Cuando haces de este miedo algo muy grande, entonces temes el miedo, sería como un callejón sin salida. Así que mientras más puedas reconocer el miedo en sí, reconocerlo y aceptarlo, y aceptarlo como una pequeña parte de ti que se ha perdido en una historia y no comprende. Es esa pequeña parte de ti, ese pequeño que hay en ti, que ha olvidado la verdad. Ya os hemos dado muchas veces la pequeña receta para lidiar con el miedo. Pero lo más importante diríamos que es el reconocer lo que el miedo es. Y no es tu enemigo, No hay que deshacerse de él, no te puedes deshacer de nada. 
Interlocutor: Si el miedo involucra a otras personas, por ejemplo si temes lo que otros puedan pensar, es entonces un buen momento para practicar la vulnerabilidad y simplemente reconocerlo. 

P’taah: Ciertamente. Y por supuesto la mayor parte del miedo sobre lo que otros puedan pensar, es simplemente una proyección de tu propio miedo de no ser suficiente.

Interlocutor: Ah claro.

P’taah: Porque la verdad es que lo que otras personas piensen de ti no tiene nada que ver contigo, realmente no es asunto tuyo. Porque todo el mundo ve a todos los demás a través de sus propias percepciones limitadas, miedos y creencias. 



Jani King /P'taah www.Ptaah.es