Gracias

Gracias

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Deja de ser tú. Por Joe Dispenza

¿Alguna vez has tenido emociones de miedo, tristeza, ansiedad, rabia, decepción, enfado... sin tener ningún motivo aparente?
El motivo es que hubo algún momento de tu vida en el cual durante un tiempo estuviste viviendo en esa emoción. Esto pudo ser provocado por una experiencia determinada, e incluso por un momento de tu vida en que tus pensamientos fuesen negativos.
Pasado un tiempo de vivir en esa emoción tu cuerpo la memorizó, y ahora sin que tú pienses nada negativo, y sin que haya nada externo que lo provoque, vuelves a tener esa emoción.
¿Qué es lo que está pasando? Lo que pasa es que nuestro cuerpo se hace adicto a las emociones. Para ser más exacto, se hace adicto a las sustancias bioquímicas que crean esas emociones.
Esto es lo que hace que el cuerpo pase a ser la mente. Me explico. Antes hacía falta algo externo; una experiencia o un pensamiento para crear la emoción, pero ahora ya no hace falta. Ahora la emoción viene incluso antes del pensamiento. Y es la emoción la que ahora nos hace
atraer situaciones no deseadas y pensamientos negativos al respecto.
El cuerpo pasa a ser la mente. La emoción se activa como si se tratase de un programa de ordenador, que se instaló hace tiempo y que ahora se inicia continuamente cuando menos lo esperas.
¿Y cuando pasa esto qué hago?
Joe Dispenza, en su libro "Deja de ser tú" explica muy bien este proceso por el cual el cuerpo se convierte en la mente, además de otras muchas cosas. Y la solución que nos da, es la meditación.

A través de la meditación podemos pasar de las ondas cerebrales Beta, a ondas Alpha y Zeta, que son las ondas en las que podemos acceder de forma más directa al inconsciente. Dentro de estas ondas cerebrales podemos cambiar patrones, creencias, desmemorizar emociones... e incluso añadir la nueva información que sí deseamos tener.