Gracias

Gracias

domingo, 26 de febrero de 2012

La verdadera paz sólo puede provenir del corazón. Por Isha


Hoy en día la ciencia encuentra explicaciones para lo que hasta hace poco más de un par de décadas, solo era terreno del místico, o sólo ámbito espiritual, y hoy en día, en todos los ámbitos sea empresariales, de salud, de creatividad, de familia, de la escuela incluso, y hasta de la política, están integrando la experiencia interna a la externa.
Por Isha




Escuchar que las respuestas están en el corazón, ya no es algo que suene extraño, es casi parte de nuestra conversación cotidiana. Para las nuevas generaciones algo natural, para los de medio siglo o más, un terreno
que lo atrae a uno, con una invitación a cultivar.

Esta historia que me contaron hace tiempo, para mí comparte una moraleja tan sencilla y tan desafiante a la vez.

Había una vez un rey que anunció una gran concurso: pintar la imagen perfecta de la paz. El ganador se adjudicaría un título de prestigio, así como las tierras y riquezas inimaginables.

¡Todos en el reino comenzaron a pintar! Incluso gente que nunca había pintado, con la esperanza de ganar el premio.

Después de muchos meses de reflexión, el rey cerró la selección a dos pinturas, que se mostraron a todos en el palacio.

La primera fue la pintura de un prístino lago, que se extendía con serenidad a través de la tela, su extensa superficie reflejaba los nevados detrás con perfecta claridad. Todos los que miraban la pintura decían que era impresionante, no cabía duda de que tenía que ser el ganador.

La segunda pintura era bastante confusa. Representaba el mismo lago en el momento de una gran tormenta, el viento golpeaba a través de los árboles, mostraba la superficie del lago picado, arremolinándose… un caos. ¿Dónde estaba la paz en esta pintura? Todos estuvieron de acuerdo, la primera fue la pintura perfecta, ¿cómo podría competir posiblemente esta en contra de ella? “Mira un poco más de cerca”, dijo el rey, en respuesta a estas preguntas. “Al final de la rama de ese árbol, hay un pájaro. Él está sentado en perfecta paz”.

Cuando podemos encontrar paz en la tormenta de la vida, entonces hemos encontrado la paz verdadera.

Vamos a adoptar los cambios de nuestro mundo desde un lugar de positividad. Estamos entrando en una nueva etapa, un mundo de crecientes valores y esperanzas. Si nos aferramos a lo de antes, vamos a sufrir. Lo viejo debe morir para dar paso a lo nuevo. El nacimiento y la muerte son la naturaleza de la evolución.

El mundo es deliciosamente impredecible - justo cuando creemos que tenemos todo muy bien encajado y clasificado, Michelle Obama va y abraza a la Reina de Inglaterra. En otros momentos de la historia jamás se nos hubiera imaginado tal violación al protocolo, y sin embargo y finalmente sucede. Las reglas están hechas para romperse y las leyes que rigen nuestras vidas pueden desmoronarse en un instante.

En la búsqueda del auto-descubrimiento, debemos estar dispuestos a cuestionar nuestras ideas y convicciones y retar nuestras opiniones del mundo que nos rodea. Si podemos ser flexibles ante los cambios, podemos aprovechar las oportunidades nuevas de un mundo que ninguno de nosotros puede imaginar en su totalidad.

La manera en que encaras una crisis depende de ti. Puedes verla como una amenaza a tu seguridad, o utilizarla como una herramienta para encontrar la estabilidad interna. A veces nuestras mayores pérdidas se convierten en las mejores oportunidades. Ante la crisis, puedes revolcarte en las cenizas o levantarte transformado, la decisión está en tus manos.

¿Cómo quieres entonces enfrentar lo que sucede? con un costo para tu salud, o con la satisfacción de haber dado, aunque sea, una respuesta un poco diferente, una actitud no basada en reacción automática ni venganza ni resentimiento pasado, sino algo que emanó desde un espacio presente, fresco, tomando la vida por las riendas y confiando que ella te va a llevar a destino, a ser el mejor ser humano que puedas ser, dándote las mejores y más abundantes oportunidades para demostrarlo.

Vale desarrollar este nuevo aspecto verdad? Haz una lista de cómo quisieras actuar, de cómo quisieras ser, de cual es el punto más elevado en ética, en emoción, en capacidad e integridad, honestidad y transparencia, creatividad y ternura que tu quieres compartir con tu mundo y con tu vida, y después me cuentas.