Gracias

Gracias

jueves, 31 de marzo de 2011

Sanación de las Aguas del Japón y del planeta


Publicado el marzo 31, 2011 por Vivi Cervera

La base para experimentar paz interior comienza al adquirir 100% de responsabilidad. He escrito sobre este tema en algunos artículos y por ello reconozco que llevar el 100% de responsabilidad por lo que se siente, a la práctica es algo que se va aprendiendo en la misma medida en que se reconoce al ego o al recuerdo como la causa principal de la insatisfacción, de la intranquilidad, de la infelicidad.

No se trata de ser 100% responsable por todo lo que sucede, ya que no eres consciente de todo lo que sucede. En cambio se trata de hacerte responsable por lo que estás sintiendo, por las sensaciones de tu cuerpo, por la urgente necesidad de lastimarte pensando de cualquier modo. En eso consiste el tomar 100% de responsabilidad. Si por ejemplo, en el planeta Júpiter está brotando agua de su superficie pero tú no tienes idea de que esto está pasando, entonces para ti no está sucediendo, no existe un problema, no existe esa situación, aunque alguien en ese planeta haya descubierto el agua.
Si te enteras de una situación o noticia que te causa alegría entonces eres parte de ella y con todo el agrado del mundo podrás bendecirla. Si por el contrario esta noticia te causara tristeza, entonces por supuesto que también eres parte de ella y con todo y tu tristeza podrás hacer a un lado tus creencias y decirle a la Divinidad, al hecho en sí o a ti mism@, que lo sientes y que te perdonas porque un pensamiento tuyo del que no eres consciente contribuyó con ese suceso, que le das las gracias por esa oportunidad de curación y que le amas por todo lo que envuelve.
Estimad@ lector@, quizás no siempre puedas hacerte totalmente responsable de algo que te duele, quizás en ocasiones debas recurrir a los recuerdos que te protegen tanto, como el culpar a alguien o el sentirte apátic@ frente a lo que te rodea, quizás necesites enojarte aún. Si esto es así entonces bendícelo también por experimentarlo porque no se trata sólo de ti. Es una memoria que heredamos todos los que vivimos en este planeta, es un programa que compartimos y es paradójicamente el dolor que nos mostrará la libertad. Al dolor se le bendice porque no tenemos la más remota idea del por qué está ahí y de qué manera vino a sanarnos.
A raíz de los sucesos ocurridos hace un par de semanas en Japón, el doctor Masaru Emoto (científico japonés reconocido mundialmente por demostrar el grado de receptividad que tiene el agua ante nuestras emociones, pensamientos, sentimientos y palabras), envió un correo electrónico masivo en el cual nos invita a que hoy a las 12 del mediodía en cada país, oremos por el agua en una ceremonia de entrega total donde pronunciamos las 4 palabras que curan al agua de las plantas nucleares en Fukushima y si se desea también puede extenderse al agua que rodea Japón y a las aguas del planeta así:
“Agua de las plantas nucleares en Fukushima, siento mucho hacerte sufrir. Por favor perdóname. Te doy las gracias y te amo”.
Te sugiero que simbólicamente hablando alces en brazos esta memoria, este pensamiento, esta agua contaminada y que la consientas, que la mimes, que le des tu corazón como si de tu propi@ niñ@ interior se tratara (que efectivamente así es). Haz esto cada vez que lo vivido por Japón llegue a ti, a través de noticias, recuerdos, comentarios o correos electrónicos.
Debes saber que tomar 100% de responsabilidad es la misión de un individuo, no necesitas a nadie más que a ti mism@ porque tú eres la Unidad. Es por eso que cuando tú pronuncias una oración a solas, todo el Universo también lo hace contigo. Cada Ser vivo a su manera se inclina contigo en reverencia. Algunos utilizarán un rosario, otros pronunciarán las 4 palabras que curan y muchos más bendecirán a su Dios o a su deidad. Finalmente todos los reinos de la naturaleza, el agua, tú y yo nos volvemos parte de un solo sistema y limpiamos el pensamiento o el dato que está interrumpiendo la paz de nuestra conciencia.
Ten en cuenta que esta bendición es por ti, va a sanarte a ti. Y como es por ti, beneficia a todos los seres de Japón. También expresamos nuestra gratitud, bendecimos y amamos a los seres que han entregado su vida por la limpieza de este país y del planeta, a las personas desaparecidas, y al dolor que puedan estar sintiendo sus familias. Bendiciones, gratitud y amor incondicional.
Si no puedes realizar tu oración a las 12 del mediodía, por favor comprende que tu conciencia divina es intemporal y que sea cual sea la hora a la cual hagas tu limpieza estarás unid@ a toda la Creación, sanando tus memorias.
El siguiente video se realizó hace algunos años y hoy ha sido el mejor momento para publicarlo: