Gracias

Gracias

viernes, 21 de enero de 2011

¿Dónde se encuentra la verdadera belleza?


La belleza realmente está en el ojo del espectador. Es una visión subjetiva, una perspectiva única que refleja nuestra percepción interna.
lunes, 03 de enero de 2011 publicado en LOSANDES
           Nuestras memorias individuales consideran ciertas cosas como reconfortantes o hermosas; para otros, esas mismas imágenes pueden parecer comunes o incluso poco atractivas. Mi bulldog inglés, Elizabeth, es un ejemplo perfecto de esto. Nunca he visto nada más hermoso: el amor que irradia, su personalidad tan especial, su devoción; me deleito en toda su idiosincrasia. Sin embargo, al caminar por la calle con ella, las madres tienden a rescatar a sus hijos y desesperadamente ponerlos fuera del alcance de las garras de esta criatura feroz. Tal es la naturaleza de la percepción.


 Nuestra percepción está teñida por nuestras experiencias de vida. A menudo, los miedos y los traumas de la infancia nos han enceguecido y privado de la belleza que nos rodea; como si nos hubiéramos cerrado al mundo, a fine protegernos de un peligro potencial.

 Pero, ¿cómo podemos limpiar el cristal de nuestra percepción, para ver nuevamente la belleza del mundo, como un niño?

 Cada vez que veas algo en tu entorno que no te gusta, anda hacia adentro a ver lo que te hace sentir. Frecuentemente, vas a encontrar que tienes alguna memoria conciente o hasta celular de un evento que ocurrió en el pasado, que dejó una carga emocional en relación a lo que está pasando ahora. Si te permites sentir esa emoción, encontrarás que el descontento interno desaparece, y eres capaz de aceptar lo que está sucediendo con más inocencia y alegría. En muchos casos, la causa externa de tu disgusto también va a cambiar, o incluso a desaparecer por completo. Esto es especialmente importante en nuestras relaciones personales; las personas más cercanas a nosotros son a menudo nuestros mejores espejos, y la mayoría de las veces, las cosas que nosotros rechazamos en otra gente son aspectos de nosotros mismos que no estamos dispuestos a aceptar.

 Siempre traté de cambiar el mundo; pero finalmente terminé cambiando yo misma, y entonces el mundo cambió de forma automática. Cualquier intento de cambiar el mundo que no empieza con el cambio interno, en última instancia, fracasará. Si estoy enfocada en lo que está mal, voy a encontrar una lista interminable de problemas. Incluso en el paraíso, nuestro enfoque total se dirigirá a una botella de plástico que ha sido tirada en la playa, o a la bolsa de basura flotando en el viento. De repente, nuestro paraíso pierde su esplendor, mientras la mente inquieta señala eso como otra cosa que arreglar, algo más de que preocuparse.

 Cuando comenzamos a ser el amor, percibimos la belleza en todo. Podría ser un campeón golden retriever en Cruft, o un perro sarnoso de la calle, con pedigrí dudoso por decir lo menos. En cada representación individual de amor incondicional, se comienza a descubrir la belleza. Esta belleza sólo puede ser percibida desde el vacío: carente de las comparaciones y las opiniones de un personaje construido a través de nuestra interacción con la sociedad, la verdadera belleza de la creación se revela a nosotros. En el vacío, el espejo del mundo, sólo refleja la luz del amor.

 Se dice que la belleza se encuentra en el ojo del espectador; si tan solo pudiéramos percibir la belleza con el ojo de la totalidad, cada expresión única de la existencia en este planeta, sería percibida en su perfección. Si tan sólo pudiéramos ver más allá de los juicios y opiniones que nos separan, que dividen las naciones, razas e ideologías, que crean la ilusión de “nosotros y ellos”, desaparecería la necesidad de defender lo que es “nuestro” para protegernos de un mundo aparentemente hostil e impredecible.

 ¿Dónde puedes encontrar la belleza? Si miras, lo podrás descubrir. Y si la belleza está en el ojo del espectador, entonces, cambiando internamente lo que tiñe la percepción del espectador, con lo que se transforma en un espectador nuevo, sí podemos, verdaderamente, cambiar al mundo. Llenarlo de apreciación, de agradecimiento, de amor y de unión creciendo JUNTOS Y CELEBRANDO LA VERDADERA BELLEZA DE LA VIDA.

 ISHA