Gracias

Gracias

miércoles, 25 de agosto de 2010

El Secreto




“El Secreto” Sólo cuenta parte de “El Secreto” por Mabel Katz



Ho’oponopono es “El secreto”


Decidí escribir mi libro, El Camino Más Fácil, porque sabía que había descubierto un secreto, y no podía guardármelo. Cuando era una niña, las personas de mi familia se negaban a compartir sus secretos conmigo porque sabían que yo correría a contárselo a todo el mundo. Ahora, desde que descubrí este secreto, he estado corriendo por todas partes contándoles a todas las personas posibles. En mi opinión, El Secreto es en realidad el poder increíble que tenemos todos para cambiar nuestras vidas sin depender de nadie ni de nada fuera de nosotros mismos.




He estado en entrenamiento con el Dr. Ihaleakala Hew Len, un shamán hawaiano, durante los últimos 10 años. Durante gran parte de este tiempo, pensé que no era fácil hacerme 100% responsable, tal como lo exige el Ho’oponopono. Pero perseveré. Con el tiempo, entendí que hacerme 100% responsable es el camino más fácil. Piénsenlo bien. ¡Si nosotros creamos una situación, nosotros podemos cambiarla!



Sé que la gente ha estado probando algunos de los conceptos que se comparten en El Secreto , como el pensamiento positivo, y se siente desesperanzada. Cuando no ocurre el resultado esperado, las personas sienten que hay algo de malo en ellas, o pierden la esperanza. En mi opinión, esto es porque El secreto presenta sólo una parte del Secreto “completo”, y lo hace de manera simplista. Tal como lo indicó Joe Vitale, el Ho’oponopono verdaderamente va más allá de estos conceptos, y deseo ardientemente que esto se sepa. Más abajo he incluido unas pocas selecciones de El secreto con el propósito de aclarar algunas de las dificultades de la “Ley de la atracción” según se expone en dicho libro.





El Secreto indica que :





La mente puede manifestar cualquier cosa que puede imaginar.



Esto suena fabuloso, pero no somos conscientes de los millones de pensamientos que se repiten en el trasfondo de nuestra mente, en nuestra mente inconsciente. Desgraciadamente, no podemos controlar estos pensamientos porque no estamos conscientes de ellos. En realidad, mientras imaginamos, visualizamos y “controlamos” el 2% de nuestros pensamientos, el otro 98% se repite en el trasfondo y posiblemente socava el enfoque positivo que estamos tratando de crear conscientemente. Esto puede llevarnos a perder la esperanza cuando no entendemos por qué las cosas no salen como nosotros esperamos que salgan.



Somos el resultado de nuestros pensamientos. ¡Por supuesto! Pero una vez más ¿qué pensamientos? ¿El 2% del cual estamos conscientes o el 98% que está en nuestro inconsciente? Podemos pensar que controlamos la situación, pero a menos que nos entreguemos y le demos permiso a la parte nuestra que sabe lo que es perfecto y correcto para nosotros para que nos lo traiga, seremos completamente controlados por los pensamientos inconscientes que el Ho’oponopono llama recuerdos o viejos programas. Incluso cuando creemos que el proceso de manifestar situaciones mentalmente está funcionando porque obtenemos fácilmente algo que imaginamos o visualizamos, en realidad ésta es meramente una manipulación de la realidad y, si no es correcto para nosotros, desaparecerá tan rápido como apareció. Es cierto que nuestro poder no tiene límites. Somos creadores, y creamos con nuestros pensamientos. Es muy importante saber esto. Sin embargo, también es importante saber que no sabemos plenamente quiénes somos. En realidad no sabemos todo lo que estamos pensando, y lo que es peor aún, no sabemos que no lo sabemos.



Todo lo que viene a nuestra vida (lo bueno y lo malo) ha sido creado por nosotros, atraído por nosotros.



Estoy de acuerdo en que es ABSOLUTAMENTE NECESARIO hacerse 100% responsable. No hay nada más allá de nosotros. Sólo existimos nosotros y nuestros pensamientos. Si queremos que algo cambie, nosotros debemos cambiar.



Todos los seres humanos son influenciados por las mismas fuerzas y leyes. Usamos la misma energía y usamos el mismo oxígeno para respirar.



Estoy totalmente de acuerdo con esta declaración. No importa si uno tiene dinero o no, si es profesional o no. No importa cuántos títulos de universidad pueda uno tener. Sin embargo, creo que la ley básica que nos afecta a todos es que debemos hacernos 100% responsables y saber que todo depende de las elecciones que hacemos. Siempre estamos eligiendo, y debemos elegir si preferimos entregarnos y dejar que el universo (Dios) nos traiga lo que es perfecto para nosotros, o continuar creyendo que sabemos todo y podemos resolverlo todo solos.



No dejes ir a tus deseos. Haz todo lo que sea necesario para sentir que tus deseos ya existen.



Esta declaración es parcialmente el resultado de pensar que lo sabemos todo. Como creemos que sabemos, tendemos a dar órdenes. Le decimos a DIOS qué queremos, y cómo y cuándo lo queremos. Tratamos a Dios como si fuera un conserje. ¿Cómo sabemos lo que es correcto y perfecto para nosotros? La verdad es que sólo es necesario darle permiso a Dios, y luego permitirle a Él que haga todo el trabajo. Les prometo que quedarán sorprendidos por los resultados.



Haz lo que sea necesario para sentir que tu deseo ya existe. Mientras uno hace todo este esfuerzo por sentir y corregir (forzando, manipulando) las cosas a nivel consciente, el inconsciente está en otra parte. Debemos tratar a nuestro inconsciente con amor, y pedirle que se entregue. Éste es el verdadero significado del axioma “Ama a tus enemigos”.



El ser feliz es el atajo para llegar más rápido al lugar donde quieres llegar.



Yo solía decirles a mis hijos: “Su deber es ser feliz”. ¿Alguna vez han notado que, cuando estamos felices las cosas buenas “ocurren” y “vienen a nosotros” milagrosamente? ¡Esto es posible porque, cuando estamos felices, en general no pensamos ni nos preocupamos! En este estado de ánimo, estamos abiertos y somos flexibles. Así dejamos de ser un obstáculo en nuestro propio camino, y permitimos que nos llegue lo que es correcto y perfecto para nosotros.



Cuando te sientes bien, atraes cosas buenas. Cuando te sientes mal, atraes cosas malas.



Yo he descubierto que a veces puedo estar sintiéndome bien, e igualmente no sé por qué no atraigo cosas buenas a mi vida. Yo creo que esto puede ser causado ya sea por el millón de pensamientos inconscientes que se repiten en mi cabeza o el hecho de que estoy pidiendo algo que yo considero “bueno”, pero que en realidad no es correcto para mí.





Más sobre el Ho’oponopono


El Ho’oponopono es la mejilla del amor. “Pon la otra mejilla”.

El Ho’oponopono es pedir. “Golpea, y la puerta se abrirá”.

El Ho’oponopono es volver a ser un niño. “Debemos ser niños para ingresar al reino del Señor”.

El Ho’oponopono es entregarse y dejar a Dios que actúe. “Lo que uno resiste, persiste”. El Ho’oponopono es dar permiso. “Pide, que se te otorgará”. El Ho’oponopono es amar a nuestros enemigos. “Gracias a todos mis recuerdos y viejos programas”.



Uno es el único que puede cambiar su vida. Uno siempre tiene razón. Si dice que sí puede, entonces puede, y si dice que no puede, entonces no puede.


El universo siempre está escuchando. Pide y recibirás. Dios sólo está esperando que tú des el primer paso.